Guardado en Marítimo, Transporte ferroviario, Transporte y LogísticaEtiquetas:

El bloqueo del Canal de Suez de finales del pasado mes de marzo ha demostrado a las claras las vulnerabilidades que tienen en algunas zonas estratégicas el transporte marítimo intercontinental

intermodal Guardado en Marítimo, Transporte ferroviario, Transporte y LogísticaEtiquetas:

El bloqueo del Canal de Suez de finales del pasado mes de marzo ha demostrado a las claras las vulnerabilidades que tienen en algunas zonas estratégicas el transporte marítimo intercontinental

Crecen las opciones intermodales entre Asia y Europa tras la crisis del Canal de Suez

CADENA DE SUMINISTRO | Jueves, 15 de abril de 2021

El bloqueo del Canal de Suez de finales del pasado mes de marzo ha demostrado a las claras las vulnerabilidades que tienen en algunas zonas estratégicas el transporte marítimo intercontinental.

En un escenario como el vivido hace unas semanas, los integradores globales, con un papel preeminente para las navieras, que juegan en terreno propio, tienden a ofrecer alternativas para dar servicio a una demanda que, aunque alterada por la pandemia, tampoco parece ralentizarse.

Así pues, si hace unos días, MSC anunciaba la puesta en marcha de un nuevo servicio intermodal con conexiones desde China, Corea del Sur y Japón hacia Europa, a través de San Petersburgo, ahora es Maersk la que acelera para enlazar puertos de Finlandia, Polonia, Alemania y Escandinavia con Corea, China y Japón.

En consecuencia, la frecuencia de los trenes que salen del norte de Europa con destino al Lejano Oriente ruso, a través de los puertos de San Petersburgo y Vostochniy, pasan de ser de quincenales a semanales, mientras que los convoyes que llegan a Europa desde Asia contarán con cuatro frecuencias semanales, en un servicio que el grupo danés ofrece con el operador ferroviario ruso RZD desde julio de 2019.

Así mismo, para poder transportar mayores volúmenes, la naviera desplegará buques de refuerzo entre Pusan ​​y Vostochniy, con lo que el servicio propone cruzar Rusia en un tiempo de doce días desde el Mar Báltico hasta la costa del Pacífico de Rusia, para ofrecer un tiempo de tránsito general entre Europa y Asia de entre 25 y 30 días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *